edificios-inteligentes-edificios-de-viviendas
/ / Smart Buildings – Edificios de viviendas
Automatización

Smart Buildings – Edificios de viviendas

En la lucha por el cambio climático, es necesario optimizar al máximo los recursos energéticos distribuyendo de manera inteligente la energía empleada para el funcionamiento de smart buildings.

En el post de hoy abordaremos un ejemplo de un edificio inteligente destinado a viviendas en el que resumiremos los puntos de una instalación de gestión y control de una edificación tipo de 3 plantas con 6 viviendas y garaje de dos plantas.

Servicios comunes en Smart Buildings

Smart Buildings

Control y regulación del alumbrado

Todo el alumbrado de la instalación es gestionado por detectores de presencia combinados con un controlador DALI (Digital Addresable Lighting Interface), en función de la luminosidad exterior y presencia regulará las luminarias.

En las horas diurnas, donde hay un aporte de iluminación natural exterior suficiente, se apagan los encendidos de refuerzo.

Los encendidos permanentes de los rellanos de escalera, se regulan al mínimo garantizando 50 lux en frente de las puertas de ascensor y cuando se detecta movimiento se incrementa la regulación y se enciende el refuerzo del rellano ocupado, evitando así el encendido de todas las plantas.

El controlador se encarga de contabilizar el número de horas de funcionamiento de cada agrupación y generar los avisos configurados para la sustitución de los equipos o lámparas que estén próximas al fin de su vida útil.

También se dispone de control de averías por lo que si un equipo deja de funcionar por el motivo que sea se generan las alarmas y/o avisos necesarios para proceder a su substitución.

Los alumbrados de refuerzo, no siendo tan críticos como los permanentes, son controlados por actuadores. Están pensados para otorgar confort a la estancia y por tanto su encendido, ya condicionado a la falta de iluminación natural, es sin regulación.

En el garaje, las luminarias son agrupadas por plantas y sectores de modo que se enciendan sólo las luminarias correspondientes a la detección de vehículos o personas en las zonas ocupadas.

Toda la información de estado, horas de funcionamiento, valores de regulación, alarmas, etc., es enviado al servidor. Él se encargará de evaluar consumos generales del edificio y gestionar alarmas/mensajes avisando a las personas designadas.

Control de accesos

El video-portero automático, mediante la placa conectada a la red, puede llegar a ser controlada desde el display de vivienda, televisor o incluso teléfono, pudiendo abrir la puerta y enviar ascensor a planta baja con el premarcado de planta destino.

video-portero automático

Mediante lectores RFID (Radio Frequency Identification) o NFC (Near Field Comunication) se puede realizar la apertura de puertas y habilitar el uso del ascensor.

Seguridad

En caso de incendio, el servidor activará la iluminación para que quede encendida y a la máxima regulación para paliar la poca visibilidad producida por efecto del humo mientras las llamas no afecten a la instalación y facilitar al máximo la evacuación.

El tiempo de reacción es importantísimo ante una evacuación de emergencia: Al estar integradas las viviendas con el resto del edificio, cualquier evento que implique evacuación, hará sonar la alarma en cada uno de los displays de vivienda informando de los pasos a seguir.

Se activaran ventilaciones de sobrepresión de escalera y extracción, bloqueando aportaciones de aire para evitar avivar las llamas.

Control y gestión de averías en edificios inteligentes

Integrando detectores de inundación y gas, el sistema controla que no exista ningún escape. Actuando sobre las electroválvulas de entrada y generando el aviso a las viviendas.

Las averías eléctricas son controladas desde cámaras auxiliares incorporadas a los interruptores magneto-térmicos y diferenciales.

Además se puede integrar las lecturas de consumo de todo smart building pudiendo actuar sobre las instalaciones y reducir el consumo en caso de aproximarse a la potencia máxima del edificio.

Esto permite ajustar al máximo la contratación de potencia y permitir que el edificio gestione, en función de las necesidades de cada momento.

Estos son puntos de partida a controlar. Un buen diseño permite su ampliación y escalabilidad, pudiendo integrar nuevos sistemas o bien implementar los citados por fases.

La utilización de sistemas abiertos y estandarizados, garantiza no depender de un sistema propietario que con el tiempo puede ser descatalogado y por tanto, vetarnos de futuras incorporaciones o ampliaciones.

Publicaciones Similares